¿Cómo elijo el nombre de mi boutique?

Iniciar un negocio es una decisión de mucha importancia y requiere planeación, dedicación y mucho esfuerzo, además de cambios que impactan por igual la vida profesional y personal.

Si estás considerando emprender dentro del mundo de la industria textil, debes considerar que es muy importante dominar el mercado en el que pretendes incursionar, desde el concepto del negocio, hasta qué tipo de prendas vas a ofrecer y dónde las vas a vender.

La buena presentación, como la imagen, el nombre y el servicio que ofrezca tu boutique son aspectos que definirán el rumbo que tome tu negocio y que en el futuro te permitirán ganar la lealtad de tus clientes, y darte a conocer entre un número de personas cada vez mayor.

Para comenzar con la planeación de tu imagen, tendrás que pensar detenidamente en cómo quieres que los demás ubiquen tu tienda, comenzando por tener un nombre original. Si aún no sabes cómo conseguirlo, puedes guiarte con los siguientes pasos:

 Un nombre simple: Muchas veces hemos escuchado decir que menos es más. Tómalo en cuenta durante la lluvia de ideas de posibles nombres. Escoger un nombre simple contribuirá a que tus clientes te identifiquen más rápidamente, ya que usualmente, los nombres más cortos transmiten un sentimiento de confianza al realizar las compras, una mayor facilidad para memorizar el concepto y así poder recomendarlo entre sus conocidos.

 La originalidad es esencial: Si tu nombre es único y original, automáticamente ambas características serán asociadas a lo que vendes; es decir, despertarás la expectativa de que tus prendas son igual de exclusivas. Puedes apoyarte de nombres descriptivos que resalten el concepto de tu marca, o bien, basarte en alguna temática, por ejemplo retro, vintage, fashion o punk.

De esta manera lograrás, además de distinguirte de entre el resto de las boutiques, delimitar el sector o público al que dirigirás tu oferta.

 No añadas ubicaciones geográficas: Con frecuencia, el éxito de distintos tipos de comercio se puede identificar mejor si se sabe de qué lugar geográfico proviene. Sin embargo, puede ser que ésta no sea una muy buena opción para tu boutique, pues puede significar confuso para los consumidores locales si es que te ves en la necesidad de cambiar tu ubicación.

Y en segunda instancia, debes considerar que si tu negocio prospera más allá de tus primeras expectativas, y esto se traduce en la apertura de múltiples sucursales, aunque éstas estén dentro del país, puede que no sea tan llamativo como un nombre más común, pues inconscientemente, se verá involucrado el regionalismo que lleva consigo el nombre y que puede no ser tan agradable para muchos de tus posibles clientes.