Lo que debes hacer para impulsar tu negocio de moda

La moda es de las pocas industrias que a lo largo de la historia han resistido épocas de malas economías, recesiones e incluso agudas crisis mundiales. Comenzar tu empresa de moda es una apuesta de bajo riesgo y con una alta probabilidad de lograr un negocio rentable y exitoso desde el corto plazo.

No existen trucos en esta industria, la ropa es una necesidad básica, todos la necesitamos, bebés, niños, jóvenes, adolescentes, adultos y personas mayores, sin importar en dónde vivan o su nivel socioeconómico. Vestirse es una necesidad primordial.

Es por esto que la industria de la moda mueve tantos millones de dólares anualmente en cualquier parte del mundo. Es el modelo de negocio ideal para generar ingresos a largo plazo.

A continuación, te decimos cómo impulsar tu propio negocio de ropa:

   1. Toma la decisión: En todo proceso, tomar una decisión es el primer paso. Así que si ya decidiste incursionar en el emprendimiento con un negocio de ropa, debes acompañar la decisión con algunas preguntas que te ayudarán a iniciar con el pie derecho, por ejemplo, ¿qué modelo de negocio utilizarás?, ¿será un local físico o una tienda en línea?, ¿venderás todo tipo de ropa o elegirás un nicho?, debes definir el negocio que quieres administrar con base en tus posibilidades y en lo que te apasiona.

    2. Elige el estilo de tu tienda: No tomes esta decisión a la ligera. Es recomendable combinar tus gustos y conocimientos con los resultados de un análisis de mercado. Recuerda que estamos hablando de negocios y lo primero que debes tomar en cuenta son las demandas de tus clientes. Analiza qué estilo de ropa prefieren tomando en cuenta el clima del lugar donde te vas a establecer, y preparándote para cada cambio de temporada.

    3. Forma tu imagen: Cuando ya has decidido la sustancia de tu negocio es momento de trabajar en lo que verán los clientes. Echa a volar tu imaginación y piensa en un nombre que refleje la personalidad que quieres darle a tu marca. Elegir el nombre de tu marca es muy importante, pues te acompañará por el resto de tu aventura de emprendimiento, así que debes hacerlo con cuidado. De igual manera, presta especial atención en el diseño del logotipo.

    4. ¿En línea o físico?: Desde hace algunos años el comercio online puede operar sin necesidad de un local físico y viceversa. No debemos confundir el e-commerce, con la presencia en internet. Mientras que todos los negocios físicos deben mantener una buena presencia en internet y redes sociales, el e-commerce se enfoca en la venta de productos a través de una plataforma web. Una tienda en línea te ayudará a expandir tus ventas más allá de tu localidad, pero requerirá el mismo esfuerzo y dedicación que tu tienda física ¿Estás preparado para atender la demanda?

    5. Proveedores aliados: Para vender, necesitas comprar. Debes hacer una amplia búsqueda de proveedores de ropa, siempre selecciona mínimo 3 opciones y compáralas entre sí para elegir la mejor. Elige a tus proveedores con cuidado, pues de la calidad de sus productos, responsabilidad y compromiso en tiempo de entrega depende en gran parte la reputación que vas a ganar en tu mercado.

   6. Manos a la obra: Cuando tienes todo listo para recibir a los clientes es momento de informarles que pueden visitarte. Un error común es iniciar operaciones y después comenzar a publicitarse. Es mucho mejor si generas expectativa unas semanas antes de tu apertura. De esta manera cuando abras las puertas del local seguramente ya habrá personas esperando para conocer tu propuesta.

Encuentra en línea lo último en tendencias de ropa para dama que Sfilata te ofrece dando clic aquí.