Los costos ocultos del negocio de la moda: ¿Qué margen tiene comprar la ropa al mayoreo?

Antes de emprender un negocio de ropa, debes definir cuáles son los productos que querrás ofertar a tus clientes. En la industria de la moda existe un enorme abanico de posibilidades y estilos. Toma en cuenta que todos necesitamos ropa.

Bebés, niños, adolescentes, adultos y ancianos, cada uno de nosotros vestimos con ropas diferentes cada día, sin importar el socio-económico, lugar de residencia o preferencias que se tengan. Así que antes de comprar la mercancía que habrás de vender posteriormente, debes elegir la variedad tu stock.

¡Elige sin miedo! Puedes abrir una tienda para todo público, que ofrezca ropa para niños, hombres, para damas, vestidos de noche, ropa deportiva o para actividades especiales; en resumen, un lugar donde los clientes encuentren todo lo que buscan.

Por otra parte, también puedes especializarte en un nicho; es decir, en satisfacer las necesidades de un público específico, por ejemplo, deportistas, niños o adolescentes.

Cuando tengas definido el público al que vas a dirigir tu propuesta, y por lo tanto, del tipo de ropa que venderás, será el momento de conseguirla. Este es quizá el punto más interesante del lanzamiento de tu tienda de ropa, pues esta decisión no se trata sólo de gustos, sino de números.

Debes evaluar a los proveedores, sus precios, tiempos de entrega y calidad de productos que ofrecen. Recuerda que comprar al mayoreo es la mejor opción, pues te permite acceder a precios más bajos y, por lo tanto, a mayores utilidades.

¿No sabes cómo elegir al mejor proveedor mayorista? Con estos tips podrás hacerlo:

  • Busca el precio más barato por pieza: la clave de las compras al mayoreo es que con una inversión más alta obtendrás precios unitarios cada vez más bajos. Recuerda que tu negocio vende por pieza, entonces tienes que reducir al mínimo posible el costo de cada pieza.
  • Capacidad de almacenamiento: Las compras al mayoreo son atractivas por la reducción de costos, pero si no cuentas con un lugar dónde resguardar adecuadamente la mercancía, esta se puede dañar y resultar inservible para ventas, con lo cual la compra pasaría de ser una gran inversión a un enorme gasto. Antes de hacer un pedido al mayoreo, cerciórate de contar con la capacidad de almacenamiento.
  • Aprovecha cada viaje: Cuando se trata de un negocio, todo son números. Cada viaje que hace tu mercancía para llegar a ti representa un gasto. Comprando al mayoreo podrás traer mayores cantidades de producto en un mismo viaje. Incluso puedes buscar que tu proveedor cubra los costos de envío.
  • Busca calidad: Las ventas al mayoreo no son sinónimo de mala calidad, todo depende de la ética y confiabilidad del proveedor con el que te abasteces. Antes de finiquitar tus compras debes cerciorarte de los materiales con los que el producto fue fabricado, incluso, tratándose de una inversión para obtener gran cantidad de piezas, algunos proveedores envían muestras gratuitas con las cuales puedes verificar su calidad. Pregunta por ellas y aprovecha esta oportunidad para conocerlos.

Descubre la alternativa que Sfilata te ofrece y obtén 25% de descuento comprando 18 prendas o más. Haz la prueba, si no te gusta, devuélvelo sin costo. Más información dando clic aquí.