Plan de negocio para tu tienda de ropa ¡ES LO MÁS IMPORTANTE!

Muchos de nuestros sueños pueden ser cumplidos si nos preparamos en el camino a lograrlos. Cuando decidimos emprender un negocio, ocurre algo similar. Aunque es verdad que para emprender no es necesario haberse titulado en una carrera encaminada a la economía, administración de empresas o la mercadotecnia, lo que es una realidad es que es necesario asesorarse y dejarse guiar por expertos en estos temas.

El plan de negocios para tu emprendimiento es tan importante como saber qué producto o servicio ofrecerás, o dónde y cómo será ofrecido. No contar con el plan de negocios adecuado puede resultar devastador para tu empresa y truncar su progreso; limitando su éxito.

Por ello, antes de comenzar con un negocio local, puedes considerar los siguientes aspectos como una guía para un emprendimiento más formal:

  1. Hacer la diferencia: Nos referimos a buscar en tu localidad alguna necesidad en común que puedas satisfacer. Si a tu alrededor cuentas con una variedad considerable de boutiques, pregúntate ¿qué haría a mi tienda de ropa diferenciarse del resto? Pueden ser cosas sencillas, como ofrecer un servicio extra o hacerte de un catálogo de proveedores de marcas exclusivas que puedas ofrecer en ese entorno.
  1. Tener un presupuesto: Recuerda que las primeras inversiones saldrán de tu bolsillo. Hacer un presupuesto es demasiado útil, sobre todo si aún no has considerado cuánto podrías gastar en situar y establecer tu propia marca. Una vez que hayas realizado este paso, podrás comparar precios y decidir qué es lo que más te conviene.
  1. La ubicación: El local en donde sitúes tu negocio tendrá protagonismo en tu plan previo. La ubicación es una de las claves para lograr el éxito, así que procura establecerte en un lugar céntrico y al alcance de tu público, cuanto más fácil puedan acceder a tu marca, mayores ventas, ganancias y clientes obtendrás.
  1. Cómo proveer y gestionar tus compras: Sabemos que es todo un reto aprender a comprar con la mejor calidad a un menor costo. Los precios, la cantidad, los métodos de entrega y la forma de pago suelen ser las preocupaciones más frecuentes de los emprendedores principiantes. Comienza por comprar sólo lo justo, evita excesos y compras desenfrenadas, incluso aunque las prendas estén por debajo del precio regular. Para evitar los excesos, puedes considerar qué tipo de ropa pretendes vender, con qué temática y estilo, si es la tendencia de la temporada o si está a punto de salir del mercado.
  1. Administra tus gastos: La gestión de tus ingresos es clave para determinar si hiciste una correcta inversión. Las inversiones en compras de material como maniquíes, estantería, ropa y accesorios, más la renta y mantenimiento del local, gastos de personal y gastos de improviso como iluminación, limpieza y regulación servicios públicos deben estar contemplados siempre como una cantidad de gasto menor a tus ingresos por ventas, ya sea semanal o mensualmente.

Ten presente que en todos los casos, lo mejor es siempre contar con la ayuda de un profesional para iniciar un negocio, informarse y llevar a cabo un buen plan previo.