¿Qué necesito para montar mi boutique de ropa?

Llevar las riendas de un negocio que inicia desde cero es una actividad llena de retos y aventura, y aunque al principio puede resultar abrumador o complicado, la satisfacción y ventajas que ser emprendedor trae consigo sobrepasan por mucho las posibles dificultades del principio.

Sin duda alguna, esta satisfacción se ve multiplicada cuando realizas una labor que realmente te apasiona. Por suerte, la moda y los negocios van muy bien de la mano y actualmente, representan uno de los rubros comerciales más rentables alrededor del mundo.

Si estás considerando emprender con tu propia marca de ropa o simplemente montar una boutique por gusto, puedes tomar los siguientes consejos para comenzar:

  1. Establécete en un espacio con buena iluminación: La buena iluminación en las tiendas donde se muestran atuendos de ropa y accesorios es esencial para obtener clientes, reconocimiento y prestigio. La manera en la que tus clientes perciban visualmente cada una de tus prendas les ayudará a seleccionar de mejor manera sus compras. Toma en cuenta que algunos colores pueden verse afectados por la falta de luces o incluso por el exceso de ellas. Por eso, encontrar el equilibro de la iluminación en cada espacio de tu boutique puede ayudar a mejorar e incrementar significativamente las ventas.
  1. Material para la exposición de tus prendas: Los maniquíes y estantería son esenciales para mostrar a tus clientes todas y cada una de sus opciones de compra. Exponer tus prendas de esta manera trae consigo varios beneficios, principalmente una buena impresión, ya que a todas las personas nos gusta estar en lugares organizados y estilizados. Puedes escoger los clásicos maniquíes de cuerpo completo para armar y ofrecer un outfit de pies a cabeza o bien, colocar algunos candiles de cristal ornamentados que son muy útiles para mostrar tops o vestidos.
  1. Empatar la oferta de ropa y accesorios: Para este paso tan importante, puedes seleccionar una gran variedad de estilos y colores. Algo que sin duda te favorecerá, es seguir las tendencias del momento y renovar constantemente tus prendas. Para renovar la mercancía, puedes guiarte con las estaciones del año, pues además de ajustarse perfectamente a las necesidades de tus clientes, éstas siempre van a la par de la moda.
  1. Espejos y vestidor: Antes de comprar la ropa, para cualquier cliente es fundamental asegurarse de que está hecha a la medida. Verse y sentirse cómodo es la parte más importante al adquirir vestimenta nueva. Por lo tanto, tu boutique deberá contar con espacios en los que los visitantes puedan modelar para sí mismos las prendas, saber a ciencia cierta si es o no su estilo y con cuánta comodidad podrán portarlos; esto, sin duda, ayudándose por un espejo y dentro de un espacio de privacidad, como lo es el probador.
  1. Mostrador y caja registradora: El mostrador es uno de los lugares principales, ya que se trata del área donde se atiende a los clientes, además de resguardar la caja registradora. Se trata del espacio donde administrarás los recursos económicos que entran y salen todos los días de tu tienda, así que asegúrate de contar con un lugar bien establecido, organizado y equipado, capaz de imprimir tickets, recibos, notas de garantía y de devolución.
  1. Envolturas para entrega: La parte más emocionante de comprar ropa nueva es por fin llevarla a casa y usarla, y una manera muy práctica de darle tu toque personal a las prendas es entregar cada una de ellas con una envoltura que sea propia y distintiva de tu tienda.